Dreambookside
Bienvenidas a DBS, donde la lectura es lo más importante, sin dejar de lado a los chicos sexys. No importa el género que busques, aquí puedes encontrarlo. La lectura nos transporta a otros mundos, y esperamos que en este espacio logres llegar hasta donde te propones. Bienvenidas nuevamente a nuestro mundo, su mundo.
Últimos temas
» Cumplen en Julio
6th Octubre 2017, 4:41 pm por Laura Avendaño

» Normas de DreamBookSide
25th Septiembre 2017, 5:58 pm por Songfree

» Ajuste definitivo de Staff
27th Agosto 2017, 10:07 pm por Inés Lore

» ¿Una "editorial" digital para tu fic o tu libro?
5th Agosto 2017, 9:42 am por Inés Lore

» Club de Fans de la Literatura Erotica*_*
26th Julio 2017, 10:23 am por Gris92

» Shifters
26th Julio 2017, 9:56 am por Taninaminina

» ¿qué libro(s) no volverías a leer nunca?
18th Julio 2017, 10:29 am por Gris92

» Y tu como los prefieres...Buenos o Malos
18th Julio 2017, 10:28 am por Gris92

» Club de fans de Patch "El sexy angel caido" Cipriano♥
7th Julio 2017, 3:17 pm por san.98

Nuevas descargas
chat
Próximas aperturas
Créditos
Este Skin ha sido hecho por Hardrock de Captain Knows Best.,y modificado por Hanna Marl para uso exclusivo de Dreambookside. Queda prohibida la copia completa o parcial de los códigos de esta plantilla. Si necesitas ayuda, pregunta. Las traducciones, correcciones y Diseños de PDF con el nombre de Dreambookside, son propiedad única y exclusivamente del foro, se prohíbe la recopilación de nuestras traducciones.

Hush Hush, Novela Gráfica - Escenas extras.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hush Hush, Novela Gráfica - Escenas extras.

Mensaje por Sahara el 4th Enero 2016, 9:08 pm

Bueno chicas, les traigo unos extras para las amantes de Hush Hush.


Capitulo 1
Nora

Traducido por BlancaDepp

Fue una tarde inusualmente caliente en Old Orchard Beach. Coloridos paraguas sobresalía de la arena, y la humedad aumentaba. Estaba estirada sobre una toalla de playa, el sol tan quemaba tan ferozmente que podía sentir el sudor rebordear enseguida de las rodillas, en los lados de mis codos, y en mi nariz donde descansaban mis gafas de sol. Si no me movía a la sombra pronto, iba a tener dolor de cabeza. 
Oí a Patch antes de verlo. Él estaba silbando la canción principal de Robin Hood de Disney. Me encanta que lo haga. Eso significaba que estaba de buen humor. Por supuesto, no había visto a Patch en cualquier cosa menos un buen estado de ánimo durante semanas. Chauncey Langeais está muerto, no había una escasez agradable de asesinos vengativos persiguiéndonos, y mi fin de año fue más como de dos horas. ¿Qué más puede pedir una chica?
Patch balancea y una lata fría de Minute Maid Lemonade1 cae en mi estómago, y grito.
—¿Sed? —preguntó, sonriendo mientras se tendió en la arena junto a mí. Yo llevaba un tankini2 turquesa, pero Patch parecía completamente fuera de lugar en la playa. Pantalones oscuros, camiseta oscura, ojos oscuros. Al igual que siempre.
Recogí mi cabello en una cola de caballo, tratando de convencer a la brisa a lo largo de mi cuello—. Estoy tan caliente que creo que la única cura en este momento es un baño —Miro con nostalgia hacia el océano, chispeando un azul tan deslumbrante que me duelen los ojos, pero yo sabía que no. Este extremo norte, el Atlántico no se arrastra por encima frígido hasta agosto... justo a tiempo para que las medusas lleguen. 
—Estás tan caliente —murmura Patch, y la forma en que me mira no dejó ninguna duda que no estaba hablando de la temperatura. Trazó un corazón en mi muslo, y luego besó el acto—. ¿Qué vamos a hacer esta noche? 
—La fiesta del final de la escuela en Enzo’s —Le recuerdo.
Patch rodó sobre su espalda y gimió.
—Le prometí a Vee que estaríamos allí. Ella está en el comité de decoración. Esto es importante para ella. 
—Tengo otra idea. Tú, yo, y un picnic bajo las estrellas. Aquí mismo, en la playa —Me mira de reojo, las comisuras de sus labios se inclinan hacia arriba como la de un pirata—. Hace el calor suficiente para que la ropa sea opcional.
Una cita romántica en la playa. Solo nosotros dos. La propuesta de Patch sonaba muy tentadora. Sólo que hay un pequeño problema—. No puedo echarme atrás. Vee ha estado tirando todo tipo de consejos de que estoy pasando demasiado tiempo contigo.
—¿Eso es algo malo?
—No —digo, inclinándome para darle un beso. Su piel estaba caliente por el sol y su barba le hizo cosquillas mis labios—, pero me siento como que estoy jugando Switzerland aquí. Vamos a ir a la fiesta por una hora, luego de regresamos a mi casa, ¿trato? Mi mamá no estará hasta mañana. Vamos a tener la casa para nosotros —añadí con una voz destinada a atraer.
Patch se incorporó sobre un codo—. Cinco minutos en la fiesta.
Me dio un golpe en su hombro—. ¡Cinco minutos no cuentan, tonto!
—Diez —negoció.
—Una hora. No me moveré. Tenemos todo el verano para estar juntos. La mitad de la escuela estará allí esta noche. Te va a encantar. Sé lo mucho que disfrutas trabajando a la multitud —bromeé. Patch no estaba reservado, y definitivamente no era tímido, pero él no salía de su manera de hacer que la gente se sintiera cómoda, tampoco. De hecho, la mayoría de la gente instintivamente retrocedía cuando entraba en la habitación. A las seis y dos años, tenía una construcción larga y delgada y letal. Su vestuario era negro, siempre de color negro. Tiene curtidos rasgos y expresión inaccesible, y en un momento dado, parecía que estaba a la caza de problemas. 
Patch tenía una reputación por la lucha y los juegos de azar. Desde que lo había conocido, había cambiado sus prioridades, y sabía que llevaba su trabajo como mi ángel guardián en serio. Últimamente había visto un lado secreto de él. Tierno, romántico, juguetón. Protector. El resto del mundo no había llegado aún en el memo.
Patch se acarició la barbilla como si tramara un plan. —Vee necesita una distracción. Un novio.
—Vee tenía novio. Y casi me mata. Creo que se va a despedir de los amores por un rato. —No estaba segura de si era el resplandor del sol o el recuerdo de Chauncey, pero cierro los ojos para obtener un control sobre mi repentino mareo. Me sentí tan cerca de perder el conocimiento.
—Empiezas a parecer un poco sonrojada, Ángel.
—No debería hacer tanto calor en mayo. —me quejé, tirando de mí hasta que me siento. No hay sombra en la vista. Ninguna disposición, de todas formas. Me hubiera gustado que se me hubiera ocurrido traer mi propio paraguas. Siempre puedo poner mi toalla por encima de mi cabeza como un dosel-
Antes de que pudiera terminar la frase, Patch me levantó y me colgó en su hombro.
—¡Patch! —le grité—. ¡Bájame, ahora!
Podía sentir sus hombros temblar de risa, y antes de darme cuenta, me estaba riendo también, en medio de gritos de protesta. Lo golpeó con mis manos en su espalda, pero no había mucha convicción con ella, Patch comenzó a besar la piel desnuda de mi muslo, justo al alcance de su boca mientras corría por la arena, y eso me hizo marear de placer.
Se dirigió hacia el agua y me lanzó encima de una ola. El agua helada se abalanzó sobre mí desde todas las direcciones, conduciéndose en mi piel como mil agujas diminutas. Patch se lanza de cabeza detrás de mí, con la ropa y todo, me envuelve en sus brazos. Estaba rodeada por la sensación; alivio cálido donde él me tocó, y volando el frío. El agua era tan clara que podía ver a través de ella. Nuestras piernas pateando juntas, los dedos entrelazados. La marea empujó y tiró de nosotros, pero Patch me mantuvo junto a él. 
Salí a la superficie del agua, limpiándome el agua de los ojos y esperando que mi mascara no se haya chorreado.
—¿Enfriada? —pregunta Patch.
Le eché agua. —Sí —dije, fingiendo estar ofendida.
—Eso lo hace uno de nosotros. —Se quitó la camisa, envolviéndose alrededor de mi cintura y me tiró en un beso escurridizo, salado. Las olas rompían, tronando en nosotros con una intensidad que nunca podría rivalizar con mi amor a Patch. 
Así es como estaríamos para siempre. Juntos.



1. Una bebida de limón sin conservante añadido o color.
2. El tankini (también conocido como tanqueray) es un traje de baño que combina una camiseta sin mangas, en su mayoría hechas de spandex y algodón o lycra y nylon-, y una parte inferior del bikini introdujo a finales de 1990.


Última edición por Sahara el 4th Enero 2016, 9:18 pm, editado 1 vez
avatar
Sahara

Mensajes : 270

Fecha de Inscripción : 14/01/2015

Edad : 19

Localización : En Asgard


Volver arriba Ir abajo

Re: Hush Hush, Novela Gráfica - Escenas extras.

Mensaje por Sahara el 4th Enero 2016, 9:08 pm

Capitulo 2
Patch

Traducido por BlancaDepp

Le había prometido a Nora que la recogería para la fiesta a las ocho. Estaba en mi moto, a toda velocidad por una carretera secundaria bobinado, y estaba empezando a oscurecer. Había tomado esta ruta cientos de veces y nunca pasó otro conductor. Los árboles formaban un dosel sobre la carretera, haciendo que parezca más tarde de lo que era. No podía oír nada sobre el gemido de mi motor, y cuando salí en una curva, ella estaba de pie en medio del camino, pidiendo ser golpeada.
Frené, desviándome extraño. Me incliné bruscamente a mi derecha, y luego se enderezó. Unos centímetros más y me hubiera estrellado contra ella. Estaciono la moto, me dirijo hacia ella, quitándome el casco.
—¿Qué fue eso? —Le pregunté a Dabria enojado.
—Quería llamar tu atención.
—Bueno, felicidades. La tienes.
—¿Cómo está Nora?
No le respondí de inmediato. Mi aliento salió duramente entre mis dientes. Se sentía como una pregunta capciosa. Dabria tenía un ángulo, siempre. Giró su cabello alrededor de su dedo, sus ojos brillaban con travesura. —Si pensara que te importara, te lo podría decir —le digo al fin.
—No me di cuenta que pequeñas tontas colegialas eran tu tipo.
—Te estás tardando mucho en darte cuenta de que sabes muy poco sobre mí. —Una afirmación, no una pregunta.
Dabria rodó los ojos en lo que va de vuelta en su cabeza que casi desaparecieron. —No seas tan gruñón. No te conviene. 
Negué con la cabeza. —No gruñón. Sencillo. Así que créeme cuando te digo, ¿cualquier juego que estemos jugando? Va a ser contraproducente. Deja a Nora sola. Y mientras estás en ello, págame la misma cortesía.
Antes de que pudiera golpear la mano, ella levantó la mano y se enderezó el cuello. Al igual que en los viejos tiempos, decía el gesto, y me enojé aún más. —Este es un juego que posiblemente quieras jugar —dijo—. Se llama Yo Sé Algo Que Tú No. 
—Error. No me interesa.
—Qué si te digo que es sobre… ¿los arcángeles?
—¿Qué pasa con ellos? —dije con calma y con fría indiferencia. Mi historia con los arcángeles, la rama más poderosa y autoritaria de los ángeles en el cielo, no era secreto. Hace unas semanas, me habían elevado desde caído a ángel de la guarda. Toda una vida, antes de que cayera, hubiera sido uno de ellos. Mi participación con ellos fue cortada y secada, y eso los puso detrás de mí. Dabria lo sabía. 
—Puede que te hayan puesto de ángel de la guarda de Nora porque fueron obligados por sus propias leyes, pero no seas ingenuo. Tú los ha engañado. Ellos no perdonan y no olvidan, no los nuestros. Tengo una fuente que me dice que van a acabar contigo. En silencio, por supuesto. Están tendiendo una trampa contra ti, y tú no la verás venir. 
—¿Qué clase de trampa? —le pregunté en voz baja y amenazante.
Su boca se torció en una sonrisa burlona. —Si pensara que te importara, te lo podría decir —ella imitó.
Negué con la cabeza de nuevo, pero esta vez no había nada casual en el gesto. Fue deliberado y amenazante. —Dime lo que sabes —le dije a Dabria con una voz que carecía de tolerancia. —Me encontraste a mí esta noche, porque eso es lo que querías. Así que sácalo.
—¿Después de lo que me hiciste? Me arrancaste las alas —replicó ella, con los ojos regalando el flash sólo de ira o traición. El resto de eso—su sonrisa caprichosa, su postura perezosa, su voz aburrida—habló de la inmunidad al margen de lo que había hecho.
—No me arrepiento. Habrías hecho lo mismo.
—Te amaba. Te amaba más de lo que merecías —dijo ella simplemente.
La miré a los ojos, pero no respondí. No podía devolver el sentimiento. Sería una mentira, por ejemplo. Y no estaba de humor para calmar, para dos personas. —Los arcángeles. —Le recordé.
—Nora no es la única chica por ahí que necesita un ángel de la guarda.
—Explícate.
—Eso es todo lo que sé. Puedes darme las gracias por el mano a mano después. —canturreó.
La vi alejarse, un mal se agitaba en mi interior. Leí entre sus palabras, y al instante algunas conjeturas saltaron en mi mente, ninguna de ellas era buena. Había conocido a lo largo de los arcángeles que no iban a dejar lo que había hecho con diapositivas. Había conspirado para obtener un cuerpo humano. Había trazado la muerte de una niña. Me había enamorado de ella antes de que lo llevara a cabo, pero no es así como los arcángeles veían las cosas. Había roto sus leyes, y me harían pagar.
Me iban a mandar al infierno, y tenía algunas conjeturas de cómo.
avatar
Sahara

Mensajes : 270

Fecha de Inscripción : 14/01/2015

Edad : 19

Localización : En Asgard


Volver arriba Ir abajo

Re: Hush Hush, Novela Gráfica - Escenas extras.

Mensaje por Sahara el 4th Enero 2016, 9:12 pm

Capítulo 3
Nora


Traducido por BlancaDepp

Sabía que algo estaba mal en el momento que me recogió. Abrí la puerta para encontrar a Patch con una expresión distraída, como si hubiera estado pensando en algo además de mí en el viaje.

—Llegas tarde. —Me burlaba de él, pero estaba un poco molesta. Me había hecho esperar casi treinta minutos y no se había molestado en llamar.

—Tuve que hacer un par de recados —dijo sin siquiera un beso o un comentario de mi vestido, uno blanco de ojal que era su favorito. —Tuve que ir a mi casa y cambiar la moto por el Jeep.

—Nada como el recado de último minuto —dije, tratando de no sonar malhumorada.

—Lo peor —aceptó Patch distraídamente.

Nos dirigimos a Enzo’s en un silencio casi perfecto. Patch se inclinó hacia adelante en su asiento, brazos extendidos sobre el volante, los ojos mirando el camino como si esperara atrapar un ciervo en los faros en la siguiente curva. No pareció darse cuenta de que habían pasado cinco minutos sin una sola palabra hablada entre nosotros. Su pulgar tocó el volante, y el conjunto de su mandíbula parecía casi rígida.

—¿Algo va mal? —le pregunté.

Me lanzó una rápida sonrisa. —Nop. He estado esperando esto todo el día.

—Mentiroso.

—¿Cómo está Vee? ¿Decorando y lista?

Patch nunca pregunta por Vee. Y nunca hace una pequeña charla.

—En serio, ¿estás seguro de que nada va mal? —le pregunté.

Dio a mi rodilla un rápido apretón. —Te ves increíble con ese vestido. No puedo quitar mis ojos de ti.

Mi estado de ánimo mejoró. —Te has dado cuenta.

—Es mi favorito.

Solté el aliento que no me di cuenta que había estado conteniendo, y le regresó la sonrisa a Patch. Bajo la ventanilla, dejando que el viento pase través de mí cabello. El aire no se siente caliente y húmedo ahora, pero es refrescante y transpirable. Es curioso cómo puede cambiar tan rápido.

Igual que un momento.
avatar
Sahara

Mensajes : 270

Fecha de Inscripción : 14/01/2015

Edad : 19

Localización : En Asgard


Volver arriba Ir abajo

Re: Hush Hush, Novela Gráfica - Escenas extras.

Mensaje por Sahara el 4th Enero 2016, 9:12 pm

Capítulo 4
Patch

Traducido por BlancaDepp

Cada vez que entro a Enzo’s, tengo una sensación extraña. Era una de esas llaves incómodas en tu intestino, que te recuerda estar en un lugar en el que preferirías estar en otro sitio. Meses antes de que Nora supiera quién era yo, me senté en una mesa en la parte trasera de Enzo’s, observándola. Había estudiado su horario, su personalidad, sus gestos. Aprendí todo lo que pude sobre ella, porque iba a usar esa información para acercarme a ella, y luego sacrificarla para un cuerpo humano. Nunca le había dicho cuánto tiempo la había seguido y lo que meticulosamente había planeado. Había tratado de olvidar la memoria. No era el mismo hombre que había estado en ese entonces, pero no sé si ella lo vería de esa manera. 
—Ahí está ella —dijo Nora, agarrando mi mano y tirando de mí hacia adelante entre la multitud. Esquivé una escultura de hielo no identificable, y ahí estaba Vee.
—¿Y bien? —preguntó Vee, señalando por encima a cientos de globos de color rojo y negro trenzados juntos para formar una gran serpiente que colgaba del techo. —¿Qué te parece?
—Se ve increíble —respondió Nora—. Realmente, sorprendente. Estoy impresionada.
Vee levantó sus cejas hacia mí. Ella no estaba pidiendo mi opinión. Ella me atrevía a decir algo realmente. —¿Y bien, Patch?
Nora apretó mi mano amenazadoramente, y sonreí. —Buen trabajo.
—Estoy manejando la estación de ponche —dijo Vee, girando su cuerpo para dejarme fuera de la conversación. —Mi turno dura una hora. Ven a buscarme y vamos a pasar el rato —Y se fue.
—¿Dónde quieres sentarte? —me preguntó Nora, escudriñando las mesas. —¿Por ahí? —Ella señaló una mesa en la parte de atrás, donde la luz no llegaba correctamente. En el mismo lugar que me senté en múltiples ocasiones mientras la observaba desde la distancia. Era el último lugar donde quería sentarse. No quería estar aquí en primer lugar. Las palabras de Dabria hicieron eco en el fondo de mi mente. Los arcángeles me estaban colocando una trampa. Si no tenía cuidado, podría caminar directamente hacia ella. Tomé un buen vistazo a los rostros que me rodeaban, escépticos a todos ellos. ¿Estaba siendo cola? Probablemente. A los arcángeles no les gustaría que me estuviera involucrando tan íntimamente en la vida de Nora. Yo era nuevo en esto, y las reglas eran viejas, los recuerdos casi intactos. Sentí que mi incertidumbre crecía.
—Este también está bien —dije, caminando a la mesa vacía más cercana y sacando su silla. Tomé el asiento contiguo y robé un vistazo a mi reloj debajo de la mesa. Cincuenta y cinco minutos y contando. —Voy a traernos algo de beber —le ofrecí. Me puse en pie, ansiosos de hacer algo.
Pensé en decirle todo a Nora. Pensé en decirle que los arcángeles son una amenaza. Ellos eran poderosos, y que nos superan en número. Pero no quería alarmarla hasta que supiera a ciencia cierta. En este momento, iba en la palabra de Dabria. No creo que ella estuviera mintiendo, pero no me fío totalmente de ella tampoco. Tenía algo que ganar con esto. Qué, todavía no lo sabía.
Sin pasar por la línea de ponche, me salí. Las puertas se cerraron detrás de mí, y el estacionamiento estuvo en silencio. Caminé por el lado del edificio y llamé a Rixon.
—Necesito que hagas algo por mí —le dije—. Mantén un ojo en Dabria.
—¿Tienes un mal presentimiento? —preguntó.
—Peor de lo habitual.
—¿Crees que está planeando una venganza ahora que la haz convertido en ángel caído?
—Podría ser. Pero creo que hay algo más. Me dijo que los arcángeles son la celebración de un rencor y hacen planes. No es ningún secreto que no me gustan, pero todavía estoy tratando de averiguar cómo piensan deshacerse de mí. Dabria dice que ella tiene una fuente. Quiero saber quién es, y lo que sabe.
—Considéralo hecho.
Colgué y me puse a pensar. Si Dabria estaba diciendo la verdad, los arcángeles tendrían que construir un caso contra mí para enviarme al infierno—espero. Si tenían la intención de hacerlo en silencio, podían utilizar los canales subterráneos y borrar sus pasos. Hace años me he puesto los arcángeles sobre un juego sucio, pero había visto lo suficiente como para cambiar de opinión. Había visto de primera mano lo suficiente para cambiar de idea.
La política era difícil de escapar.
 
****
 
Dentro de Enzo’s, no pude encontrar a Nora. La mesa había sido tomada por Marcie Millar, la única persona que conocía que Nora odiara. Me acerqué.
—¿Perdiste a tu novia? —me preguntó Marcie cuando tomé la silla a su lado.
—¿No sabes nada sobre eso? —devolví con calma, pero le clavé una mirada moderada y oscura.
—¿Cuánto vale para ti? —Cruzó las piernas, golpeando mi rodilla cuando lo hizo. No fue un accidente.
No dije nada. Como el silencio se espesó, estaba claro que Marcie se puso más nerviosa. Para su crédito, lo escondió bien.
Ella se encogió de hombros. —Tal vez ella no quiere ser encontrada. Si te cansas de mirar por ella, me vendría bien un trago.
Me incliné hacia delante en el asiento, encerrándola en una mirada inquebrantable. Para todos los intentos y propósitos, el método—un simple truco mental—funcionaba tan bien como la hipnosis. ¿Tomaste esta mesa de Nora? Le pregunté directamente en sus pensamientos.
Marcie no parpadeó. —Le dije que la estabas buscando. Se fue sin que se lo pidiera —confesó libremente.
Haz las paces con ella yendo tu misma. Ordené en sus pensamientos. La fiesta se acabó.
Obediente, Marcie se puso de pie, recogió sus pertenencias y fue hacia la salida. Si los arcángeles no hubieran estado pesando en mis pensamientos, podría haber tenido la satisfacción de deshacerme de ella.
Me paré abruptamente cuando vi a Nora a través de la habitación, hablando con un tipo que no conocía. Su expresión era educada y amable, pero tenía los brazos cruzados sobre su pecho para protegerla. Cada vez que él daba un paso más cerca, ella retrocedía. Me pilló mirando y me saludó con la mano.
—Patch, este es Anthony Amowitz. Está en mi clase de Educación Física este año. Anthony, este es Patch.
—Su novio —dije, tomé dos vasos de ponche de la mesa de refrescos y le entregué uno a Nora.
—Genial, hombre —dijo, pero me di cuenta de que no lo encontró ni un poco genial—. Entonces. ¿Cómo se conocieron?
—Biología —ofrecí.
Él asintió con la cabeza. —Bien, bien. ¿Cuánto hace que están juntos?
Tomé un sorbo de ponche. —Lo suficientemente largo.
Nora golpeó mi zapato discretamente. —Un mes —le dijo al chico brillante.
—No te he visto por la escuela —dijo, frunciendo el ceño mientras me examinaba de la cabeza a los pies—. ¿Eres nuevo?
Asentí casualmente.
Se echó a reír, y era un desagradable sonido ronco. —Tienes a un hablador —dijo a Nora, como si pudiera compartir una broma privada con ella.
—Un placer hablar contigo, Andy —le entregué el vaso de ponche vacío. —Si nos disculpas, me gustaría bailar con mi chica.
Dirigí a Nora hacia el piso abierto en el centro del restaurante. Mesas y sillas habían sido empujadas a lo largo de las paredes, y las parejas ya estaban bailando con la música a todo volumen en los altavoces.
—Anthony —ella se rio en mi oído—. Su nombre es Anthony.
Le sonreí. —No me gusta encontrarte coqueteando con otro hombre, Ángel.
Puso cara de fastidio simulado. —¿Eso? Esa no es mi idea de coquetear.
¿Qué lo es?
Su desesperación se fundió en una lenta y provocativa curva de sus labios. Ella era hermosa, con el rostro iluminado de esa manera. Con el balanceo de la música, pasé mis dedos por sus rizos suaves, observándolos derramarse sobre sus hombros. Una pestaña había caído justo debajo de su ojo izquierdo, y me lamí el pulgar, presionándolo en su mejilla para capturar la pestaña.
—Pide un deseo —le indiqué.
—¿Puedo decirlo en voz alta?
Negué con la cabeza. —No va hacerse realidad.
Ella frunció los ojos cerrados y arrugó la nariz. Concentración apretó su cara. Se asomó, me sorprendió viéndola, y cerró rápidamente los ojos de nuevo. Le sonreí suavemente a su expresión seria. Quería besarla, pero no quería romper su concentración.
—Está bien —dijo al fin. Ella respiró hondo y sopló la pestaña de mi pulgar. Lo seguí por un breve momento antes de que navegara fuera de mi vista, entre la multitud.
—¿Qué deseaste? —le pregunté, sabiendo que no lo diría.
—Creo que lo sabes. —Ella me miró entonces, debajo de sus pestañas, mirándome de una manera que me atreví a fingir que no sabía.
—Me hubiera gustado desear por la misma cosa —le dije con sinceridad.
—Si lo deseas tanto, tal vez se haga realidad.
Lo hizo sonar posible. Ella hizo todo lo que sintió a su alcance. Pero la duda superó a mi mente. Había enfrentado a muchos oponentes con los años, pero ninguno tenía la fuerza, influencia y poder de los arcángeles. Por primera vez, me preocupa que estuviera fuera de mi alcance. Haría lo que fuera para estar aquí con Nora, para mantenerla a salvo y comenzar a hacer las paces para una vida de errores, pero el reto se sentía siniestro.
Los arcángeles no lo alejarían.
avatar
Sahara

Mensajes : 270

Fecha de Inscripción : 14/01/2015

Edad : 19

Localización : En Asgard


Volver arriba Ir abajo

Re: Hush Hush, Novela Gráfica - Escenas extras.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.